Dios proveerá

Dª Idalia del Carmen Mayorga Ruiz
DOÑA IDALIA DEL CARMEN MAYORGA RUIZ, PROGRAMA MICROCRÉDITO

Dios proveerá

La relación de Doña Idalia del Carmen Mayorga Ruiz en la fundación se ha convertido en una historia que trasciende, un apoyo mutuo que le ha hecho crecer junto a su familia. A sus 40 años está casada y tiene cuatro hijos, siendo capaz de compaginar todas sus labores diarias con el estudio y la consolidación de su famoso restaurante ‘El Shadday’. Justo al lado de este local, su esposo Arnulfo Reyes tiene un taller de mecánica, generando entre ambos una estabilidad económica que han trabajado mucho. Aunque el crecimiento del taller ha sido independiente a FUNDAP, ambos agradecen las labores de la Fundación, porque el aprendizaje ha sido conjunto.

De hecho, el futuro es esperanzador para toda su familia, pero en 2011 ella estaba alejada de la restauración, ya que se dedicaba a conducir un autobús transportando niños al colegio. Tras ser informada por una vecina y siempre pensando en el bien de sus seres queridos, Doña Idalia entró en el proyecto de Bancos Comunales y obtuvo un crédito de Q.500.00, que utilizó para comprar unos repuestos del bus. Ese primer contacto fue clave en su desarrollo porque siempre había soñado con tener un local propio y trabajar en lo que mejor se le daba: cocinar.

Así pues, en 2012 empezó con un pequeño comedor en la entrada a la antigua garita de la Esperanza, alquilando un pequeño cuarto. Anteriormente ya había vendido refacciones en un aserradero, conquistando el paladar de los trabajadores con su talento culinario, actividad que le fue otorgando experiencia. Abriendo viernes, sábado y domingo, el comedor ‘El Shadday’ marchaba gracias al café, los ‘churrasquitos’, pupusas y pollo asado, aunque pronto fue implementando hamburguesas y tortas, todo mientras seguía llevando niños a los colegios. Ella dice que “al principio no sabía ni atender a los clientes, ellos me ayudaban”, pero su ímpetu era tan grande como su sonrisa, así que nunca dejó de creer en su proyecto.

La vida les sonreía porque El Shadday
comenzó a abrir de lunes a domingo

El apoyo de su familia ha sido fundamental en todo este tiempo, sobre todo de sus hijos que se involucraron desde el principio, porque no es fácil ver cómo una mujer crece tanto con su negocio. Doña Idalia siempre ha sido una persona inquieta y trabajadora, pero llegó un momento donde tuvo que hacer balance, ya que a su fantástica labor como madre se le unían tareas como llevar el restaurante, conducir el autobús y vender refacciones, por lo que tuvo que abandonar estas últimas y centrarse en su comedor.

Fue en el año 2014 y mientras el restaurante seguía prosperando cuando conoció el proyecto de MBA y acudió a charlas que alimentaron su motivación. Finalmente se unió en marzo de 2015, iniciando sus capacitaciones con mucho interés y participando activamente. La vida les sonreía porque El Shadday, ese “pequeño comedor” que dice Doña Idalia, comenzó a abrir de lunes a domingo. Sin embargo los clientes solicitaban facturas y tuvieron que poner todo en regla con la ayuda de este proyecto MBA del que recibieron Q.1500.00 para poder inscribirse en la SAT, tramitar sus facturas y utilizar la otra parte del dinero en mejorar la imagen de su negocio. En este punto de la historia entra Adrián Valiente, un voluntario de FUNDAP que se encargó de realizar el cambio de imagen para el restaurante, desde la estética al diseño corporativo del mismo, reflejado en la carta y el logotipo.

En julio de 2015 se inaugura el local ya restaurado y, rápidamente, estos cambios se vieron plasmados en un aumento de ventas, llegando a facturar entre semana Q.400.00 los días más bajos y Q.800.00 los días más altos. Motivada por el incremento de sus ganancias, a Doña Idalia se le ofrece un curso corto de gastronomía en el Centró Técnico, al que decide inscribirse. Como ella misma dice “cada año me propongo nuevas metas”, así que se apuntó de nuevo en otro curso de cocina para 2016 y continuó el segundo año de MBA.

Actualmente es la presidenta de su grupo de Bancos Comunales, llamado ‘Ferrocarril de Los Altos’, pero todavía tiene entre sus planes terminar el diplomado de Cocina y apoyar a su hija Carmen para que continúe los estudios universitarios. Mientras tanto, ‘El Shadday’ seguirá creciendo con más personal y Doña Idalia espera tener un Espacio Gourmet para deleitar a sus clientes con nuevas recetas, siempre con el mejor servicio y una sonrisa contagiosa. “Dios proveerá” dice ella, pero nadie duda de un futuro lleno de éxito y esperanza gracias a su trabajo.

Descripción

Programa: Microcrédito

La relación de Doña Idalia del Carmen Mayorga Ruiz en la fundación se ha convertido en una historia que trasciende, un apoyo mutuo que le ha hecho crecer junto a su familia. A sus 40 años está casada y tiene cuatro hijos, siendo capaz de compaginar todas sus labores diarias con el estudio y la consolidación de su famoso restaurante ‘El Shadday’.

Cómo respondemos ante el COVID-19 |