Unas palabras de nuestro presidente y director ejecutivo

Roberto Gutiérrez

Ing. Roberto Gutiérrez

Presidente de FUNDAP

LEER CARTA
Jorge Gándara

Ing. Jorge Gándara

Director Ejecutivo de FUNDAP

LEER CARTA

Nuestra región de trabajo en 2020

0

personas atendidas en 2020

110,382

mujeres

36,130

hombres

Nuestra región de trabajo en 2020

0

personas atendidas en 2020

110,382

mujeres

36,130

hombres

Los resultados de nuestros programas en 2020

Educación

Implementa diferentes líneas de acción para promover la formación de los sectores menos favorecidos en los campos de la educación formal, profesional y empresarial. Durante la pandemia del COVID-19, continuó sus formaciones de manera virtual y realizando una asistencia personalizada, sin olvidar nunca el compromiso con las familias.

0

personas

27,177mujeres
21,547hombres

20,820 Quetzaltenango
14,902 San Marcos
5,712 Suchitepéquez
2,561 Retalhuleu
2,141 Totonicapán
1,143 Huehuetenango
582 Sololá
463 Chimaltenango
214 El Quiché
185 Escuintla
1 Sacatepéquez

Educación

ACCIONES

Escuelas de negocios

426

microempresas atendidas (Impulsa)

59

negocios surgen tras la pandemia (Impulsa)

391

microempresarios atendidos (MBA)

6

empleos generados (MBA)

Formación Técnica

679

personas terminan su formación básica

457

personas participan en seminarios técnicos

1,242

estudiantes finalizan su formación en Centros Técnicos

Centros educativos

808

jóvenes y adultos reciben formación

184

personas desarrollan habilidades técnicas

16%

generan ingresos en proyectos emprendedores

Becas para la Niña

3,501

niñas apoyadas con una beca escolar

85%

de padres tienen mejor comunicación con sus hijas

90%

de las beneficiadas implementan un hábito de lectura

Fomento de la Calidad Educativa

45

madres multiplicadoras formadas de forma remota

13

escuelas reciben apoyo en saneamiento básico

266

maestros formados en línea

Institutos por Cooperativa

1,781

alumnos atendidos en básico y bachillerato

26

institutos apoyados integralmente en su gestión

Salud

Presta servicios sanitarios y de atención primaria en áreas como la nutrición, la salud materno infantil y la asistencia humanitaria. Además, realiza acciones de formación en salud, cualificando a agentes sanitarios.

0

personas

16,016mujeres
5,176hombres

7,435 Quetzaltenango
5,784 Suchitepéquez
2,593 Retalhuleu
2,168 Huehuetenango
2,120 San Marcos
727 Totonicapán
162 Sololá
113 El Quiché
53 Chimaltenango
23 Escuintla
11 Guatemala
3 Sacatepéquez

Salud

ACCIONES

Escuela Técnica de Salud

80%

de ex aumnos insertados laboralmente

100%

de estudiantes formados en medidas COVID-19

82

estudiantes se forman como Auxiliar de Enfermería

Voluntarias en Salud

547

nuevas voluntarias en salud formadas

270

voluntarias actualizadas en su formación

1,118

organizaciones realizan 84,864 acciones sanitarias

Clínicas Médicas

761

exámenes de Papanicolaou

23%

de diagnósticos emitidos fueron por enfermedades gastrointestinales

59%

atención a mujeres y un 30% población infantil

Recuperación Nutricional

81%

de bebés de las madres atendidas tienen índices nutricionales adecuados

6.62

libras es el peso medio de los recién nacidos

72%

de los niños de 0 a 5 años mejoran su peso y 67% mejoran su talla

Microcrédito

Promueve el desarrollo económico del área urbana y rural del suroccidente de Guatemala, otorgando créditos y realizando acciones de capacitación y asesoría a microempresarios emprendedores.

0

personas

57,621mujeres
3,502hombres

14,859 Suchitepéquez
13,764 San Marcos
13,007 Quetzaltenango
6,810 Retalhuleu
4,350 Huehuetenango
4,308 Chimaltenango
3,389 Totonicapán
339 El Quiché
297 Sololá

Microcrédito

ACCIONES

Bancos Comunales

1,759

bancos comunales vigentes y activos

40

grupos nuevos de mujeres apoyadas con microcrédito

5,026

beneficiarias nuevas apoyadas con microcrédito

Línea Agropecuaria

120

personas nuevas reciben financiamiento

766

personas asesoradas técnicamente en campo

Línea Infraestructura

337

hombres y mujeres acceden a financiamiento nuevo

903

mujeres acceden a financiamiento para construcción

Línea Microempresa

554

microempresarias incrementan su capital de trabajo

169

microempresarios/as acceden a un crédito nuevo

Artesanía

Especializado en apoyar a grupos organizados de artesanas y artesanos para promover el desarrollo endógeno y preservar la cultura como elemento de la identidad guatemalteca.

0

personas

409mujeres
342hombres

248 Sololá
165 Quetzaltenango
148 Totonicapán
136 El Quiché
33 San Marcos
9 Chimaltenango
7 Baja Verapaz
4 Guatemala
1 Sacatepéquez

Artesanía

ACCIONES

Organización Social

79

mujeres fortalecen sus organizaciones

34

hombres fortalecen sus organizaciones

14

organizaciones apoyadas promueven el desarrollo local

Vinculación de mercado

178

beneficiarios apoyados en la comercialización

30,229

jornales de trabajo generados

19

organizaciones y 26 productores apoyados económicamente

Asistencia Técnica Productiva y Empresarial

156

artesanas/os mejoran sus habilidades productivas y empresariales

12

instrumentos de mejora implementados

6

nuevas técnicas implementadas en producción artesanal

Transferencia de Tecnologías Apropiadas

4

mujeres tejiendo para Asoc. ADEMVE

4

artesanas elaboran tejidos para la Asoc. Grupo Cajola

5

artesanos elaboran jaspes para la Asoc. Cojolyá

Formación y Capacitación Integral

138

mujeres reciben capacitación en gestión empresarial

51

hombres reciben capacitación en gestión empresarial

14

organizaciones elevan su desarrollo

Agropecuario

Con un respeto total por el medio ambiente, apoya a pequeños productores organizados mediante: capacitaciones, asistencia técnica, organización social, comercialización y transferencia de tecnologías apropiadas.

0

personas

6,416mujeres
2,733hombres

5,496 San Marcos
944 Quiché
933 Totonicapán
695 Huehuetenango
676 Suchitepéquez
303 Quetzaltenango
102 Retalhuleu

Agropecuario

ACCIONES

Asistencia Técnica Productiva y Empresarial

772

beneficiarios reciben acompañamiento empresarial

34

miembros de organizaciones asistidos

3,028

asistencias técnicas a diplomados

Formación y Capacitación Integral

2,899

mujeres y jóvenes promotores voluntarios formados

202

familias formadas en producción y almacenamiento

65

jóvenes desarrollan e implementan un plan de negocios

Transferencia de Tecnologías Apropiadas

65

beneficiarios implementan tecnología apropiada

15

jóvenes establecen granjas de aves (para carne y huevos)

29

estructuras construidas para productor hortalizas

Organización Social

8

organizaciones atendidas en realización de talleres

10

org. incluyen a jóvenes y mujeres en sus procesos

2

org. actualizan su representación legal y contabilidad

Vinculación de mercado

356

emprendedores comercializan su producción

15

agricultores inician exportación de coles de Bruselas

18

cooperativistas exportaron 647.22 qq de café

Forestal Ambiental

Presta servicios para el manejo sostenible de los recursos naturales renovables. Se realiza mediante el manejo y repoblación forestal, saneamiento ambiental básico, organización social, formación y sensibilización ambiental.

0

personas

2,745mujeres
2,828hombres

3,348 Quetzaltenango
726 San Marcos
477 Totonicapán
460 Sololá
352 Huehuetenango
119 Retalhuleu
91 Suchitepéquez

Forestal Ambiental

ACCIONES

Manejo Forestal

3,449

usuarios/as de planes de manejo en 1,400.71 Ha.

140

personas participan en viveros forestales

479

beneficiarios de sistemas agroforestales

Organización Social

21

org. trabajan su problemática forestal y ambiental

1

org. participa en 6 redes sobre recursos naturales

502

participantes en 321 asistencias técnicas

Infraestructura Ambiental

10

viveros forestales reciben 400,000 plántulas

Sensibilización y Educación Ambiental

663

personas formadas en eventos de capacitación

576

niños/as y jóvenes sensibilizados en 34 eventos

1,053

participantes en 940 asistencias técnicas

Formación y Capacitación Integral

143

personas formadas en protección forestal

Los testimonios de nuestros beneficiarios

“Me siento feliz porque he logrado sobresalir como joven con el apoyo de mi familia y el de FUNDAP”

“La tecnología es un medio para las mentes creativas”

“Motivada y agradecida por todo el apoyo recibido, esperando salir adelante”

“Trabajamos en casa, usamos nuestra mascarilla, nos cuidamos y seguimos adelante”

“Trabajar en salud es la oportunidad de contribuir a la vida”

“Con ingenio y creatividad, adapté las estrategias aprendidas al contexto de mi comunidad”

“Pude generar ingresos para cumplir con mis compromisos y seguir delante”

“Con mis nuevos ingresos tengo los recursos necesarios para ofrecer mejores productos a mi comunidad”

“Tenemos más de 50,000 plántulas, que serán utilizadas en 2021 para reforestar áreas degradadas”

“Estamos contentas pero no satisfechas, pues sabemos que aún hay mucho por hacer”

“Como Directora de la Asociación, haré todo mi esfuerzo para sacarla adelante”

ACCIONES COVID-19

10 Departamentos apoyados

Colaboradores involucrados directamente

399
38% hombres62% mujeres

Materiales audiovisuales de prevención elaborados

0
videos educativos
COVID-19 compartidos
0
formatos impresos

Personas atendidas

28,075
18% hombres82% mujeres

Capacitaciones virtuales

0
a colaboradores
0
a beneficiarios

Insumos de prevención otorgados a beneficiarios

0
dispensadores de gel
0
kits de autoprotección
0
galones de gel desinfectante
0
galones de productos de desinfección
0
termómetros digitales
0
pares de guantes
0
mascarillas y caretas
Higiene contra el COVID

Acciones de recuperación económica

0
novaciones de créditos para línea Bancos Comunales COVID-19
0
kg de semillas de hortalizas
0
pilones de hortalizas
0
ampliaciones de plazo COVID-19

CAMPAÑA DE CROWDFUNDING

Nuestra recaudación de fondos se amplía en 2021.

Niñas becadas

Gracias a las donaciones recibidas entre 2018 y 2020, 50 jovencitas continuaron sus estudios en el ciclo básico, 28 de ellas finalizaron satisfactoriamente el nivel y 15 continúan estudiando. Nuestra recaudación de fondos en el proyecto ‘Becas para la Niña’ se amplía en 2021, porque el porcentaje de deserción escolar en Retalhuleu, un departamento de Guatemala, sigue siendo muy elevado.

Esta región tiene falta de empleos estables y, culturalmente, la mujer tiene menos oportunidad de seguir sus estudios. Por ello, cada jovencita apoyada en el proyecto recibe un acompañamiento a nivel educativo, familiar y personal, tutorizadas para no perder su objetivo: acceder a mejores oportunidades de futuro.

Niñas becadas

Ayuda a las niñas para que finalicen su educación básica.

DONAR

PROYECTO ESPERANZA

Una mano y una oportunidad para quien lo necesita.

Proyecto Esperanza

Este proyecto de Asistencia Humanitaria está enfocado en la solidaridad integral como base para un desarrollo personal y familiar. Se dirige a familias altamente vulnerables que se encuentran en situaciones de extrema pobreza, sin acceso al alimento y servicios básicos, pero que tienen condiciones para salir adelante. ¿Cuales son los componentes y apoyos básicos?

  • Asistencia alimentaria por un máximo de seis meses.
  • Asistencia técnica en las áreas que cada familia requiera.
  • Habitabilidad básica, asegurando condiciones mínimas de salubridad.
  • Salud y recuperación nutricional, sobre todo a mujeres y niños.

En 2020 se logró llegar a 83 familias durante los seis meses acordados, pero, debido al COVID-19, se atendió a 1,174 familias más con Asistencia Alimentaria. En total, casi 6,000 personas en 10 departamentos de Guatemala:

351 Quetzaltenango
250 San Marcos
155 Totonicapán
117 Huehuetenango
115 Suchitepéquez
73 Sololá
59 El Quiché
45 Retalhuleu
7 Escuintla
2 Chimaltenango
Total
1174

Socios cooperantes

Otros datos

CARTA DEL PRESIDENTE

Ing. Roberto Gutiérrez

En la anterior Memoria de Labores (año 2019) abordé el tema ‘FUNDAP y la tecnología’, indicando en la misma cómo desde sus inicios -hace casi 40 años-, la Fundación ha utilizado la tecnología de la información y del control como un medio eficaz en sus métodos y procesos de trabajo, tanto internamente, como en la relación con sus beneficiarios y cooperantes (los ‘stakeholders’). Hacía también mención en la misma carta que, sumado a esa visión tecnológica “de punta”, los colaboradores de la Fundación no pierden el compromiso humanista de servicio. Esto permite llegar pronto con soluciones eficaces a las necesidades de los usuarios, guiados, eso sí, bajo el estandarte del respeto a la dignidad de cada persona, tal como reza el postulado que como lema orienta toda la acción de FUNDAP: ‘Desarrollo con dignidad’.

Esta dualidad institucional, tecnología y humanismo, ha sido fundamental y estratégica en el aciago año 2020, en el que la pandemia del COVID-19 ha frenado la dinámica con que el mundo avanzaba. Así pues, nos planteó una nueva realidad en la que la modalidad de esfuerzo por servir, tiene como objetivo central la preservación de la vida de todos los beneficiarios y cooperadores de la Fundación, asunto que ha privilegiado sobre cualquier otro interés o propósito.

Para FUNDAP, el contar con el antecedente mencionado, es decir, con esa clara visión del valor de la vida sobre cualquier otro asunto, ha sido su tarea central. Todo ello sin descuidar atender a sus usuarios -con las restricciones que la prudencia indica-, de manera que la afección por la reducción de sus ingresos en las actividades productivas, no les dañara más allá de lo que ha sido posible asistirles.

Es así como se establecieron tareas emergentes para cada uno de los programas de la Fundación, procurando poner siempre la salud de los colaboradores internos en primer lugar de prioridad, y la de los beneficiarios y sus familias. De esta cuenta, aun cuando ha habido casos de contagios, a Dios gracias no se han perdido vidas dentro de la ‘familia FUNDAP’.

Durante el año 2020 y aun los primeros meses del nuevo año 2021, los colaboradores de la Fundación han trabajado -en su gran mayoría- desde sus hogares; para ello se les ha proveído de los instrumentos y facilidades necesarios para su trabajo. Y cuando lo han hecho en oficinas, se ha vigilado con rigidez los protocolos de seguridad.

Los programas de educación y salud han sido, por razones lógicas, los que mayor atención y apoyo han recibido durante la pandemia. Para ello se ha suministrado facilidades, para que los niños y jóvenes que reciben educación, formación y capacitaciones, lo puedan hacer a distancia y con acompañamientos adecuados. También las clínicas médicas de la Fundación han trabajado orientando a las familias sobre las medidas de seguridad que deben seguir para evitar los contagios. Un caso de especial eficacia ha sido el trabajo de las voluntarias en salud, las que desde sus comunidades han servido a sus vecinos dándoles las recomendaciones a seguir en cada caso.

Ante la duda razonable del final de esta pandemia, a la que nadie acierta a garantizar su desaparición, FUNDAP continuará vigilante y prestando sus mejores servicios en beneficio de la población que atiende. Vemos con preocupación que el logro de la vacunación masiva está aún lejano, por ello la Junta Directiva ha decidido continuar con la guardia en alto, con la finalidad central de cuidar la vida de cada uno de los colaboradores, beneficiarios y guatemaltecos en general.

La solidaridad de las instituciones cooperantes ha sido también una manifestación muy humana y que FUNDAP agradece profundamente. Con motivo de la pandemia se han recibido apoyos y aportes de diversas organizaciones que saben que, a través de la Fundación, se llega de forma rápida, eficiente y transparente a las personas y familias más necesitadas.

Es de justicia reconocer públicamente a los colaboradores de la Fundación, quienes se han portado a la altura, con valentía, inteligencia y sentido del valor humano; todos, sin excepción, han procurado asistir desde cada programa a los usuarios y sus familias.

Año difícil, sin duda, pero de muchas enseñanzas y crecimiento espiritual y humano ante la tragedia que asola al mundo entero. Ante esta dura realidad, FUNDAP reitera su compromiso de servicio, asistencia y apoyo.

Francisco Roberto Gutiérrez Martínez

CARTA DEL DIRECTOR EJECUTIVO

Ing. Jorge Gándara

Ver, pensar y actuar para seguir nuestra labor.

El año 2020, fue un año en el que el mundo dio vueltas hacia una incertidumbre sin precedentes en la época contemporánea, debido a la pandemia del COVID-19. Quisiera empezar la carta de la Memoria de Labores de la Fundación tratando de hacer una mirada de lo que está pasando y comparando lo que hemos estado haciendo y podemos hacer en la Fundación. Viene a mi mente la pregunta de fondo: ¿cuáles son los cambios que deseamos hacer en la sociedad? Sabiendo que no se trata de cumplir metas y objetivos, sino que las nuevas oportunidades que se ofrecen sean sostenibles en nuestros beneficiarios.

Quizás con tres palabras trato de hacer un resumen de lo que, poco a poco, ha ido calando:

Ver

Saber ver las necesidades ajenas es un don muy especial, porque sencillamente no todos las miran. Es tratar de “ver”, en el rostro del necesitado o pobre, el "ayúdame" porque no tengo a nadie, para poder salir de mi miseria, para poder tener esperanza, para poder vivir mi vida dignamente. En este mundo donde pocos tienen mucho y muchos no tienen nada, debería haber un mayor sentido de solidaridad. Hay que enseñar a tener esta visión de solidaridad, hay que hacer "ver" que ir por la vida sintiendo un nudo en el corazón cuando vemos tristes realidades, requiere de cierta valentía y un corazón generoso.

Si no sentimos compasión por los demás no tendremos el impulso de hacer lo imposible por ayudarles. Gran ejemplo vemos en nuestros donantes-amigos, quienes nos recuerdan que hay esperanza, que van de la mano con nosotros y que muchos se "desvelan" en traducir nuestras propuestas a formatos, a veces difíciles de llenar. Todo ello para que tengamos las herramientas para poder llegar a los demás, que dicho sea de paso es una gran responsabilidad.

El potencial de impulsar innovaciones se ha convertido en los últimos años en una faceta central de la capacidad de rendimiento de la Fundación, al saber interpretar las necesidades reales y sentidas de las comunidades que atendemos, ante la magnitud de las situaciones que requieren atención y compromiso personal, allí donde las injusticias se palpan.

Pensar

Las cosas no salen por sí solas, hay que ponerles inteligencia, capacidad, pero sobre todo sentido de "urgencia"; porque la realidad es aquí y ahora, no mañana. Hay que ponerle "cabeza" para hacer propuestas de proyectos realistas, vigentes. Es lo mismo que vemos en las grandes empresas, donde el buen gerente es creativo para encontrar soluciones a los problemas que se le presentan. Y nosotros tenemos mucho que decir, porque este trabajo es tan profesional como la mejor empresa que haya, solo que de desarrollo.

Cada vez reunimos más valor y nos comprometemos más, tenemos más ideas y somos más conscientes de nuestra responsabilidad en el decurso de nuestra propia vida, pero también de la del prójimo. Por esta razón y, a pesar de las muchas dificultades, tengo confianza en el futuro.

Luego de tantos años, no sabemos hasta dónde hemos llegado en el apoyo a las familias del área rural. Quizás tendremos un indicativo en los números al final de cada proceso, pero esto no es suficiente para medir el éxito. Este éxito tiene mucho que ver con el paso de los años, es cuando realmente podemos decir que luego de dejar capacidad instalada en las comunidades, estas son gestoras de su propio desarrollo y, por lo tanto, son más libres.

Este desarrollo sostenible, encarna el principio de que las personas de una comunidad pueden juzgar y resolver mejor las necesidades y oportunidades de su propia comunidad, bajo el principio de subsidiariedad.

Nuestra actividad se centra en una idea de desarrollo o proyecto, en un objetivo que hay que concretar para que los demás lo “palpen” y, dentro de ello, la búsqueda de la continuidad. Seguimos una estrategia a largo plazo, de permanencia y acompañamiento, sabiendo que "No se puede construir nada sobre un estómago vacío". En nuestra sociedad, todas las personas deberían responsabilizarse, en la medida de sus posibilidades, de su propio entorno y comunidad.

Actuar

Para poder llevar a una realidad los pensamientos y buenos deseos se necesita hacer las cosas, es decir, contar con procesos y estructuras, por no decir una Cultura que aglutine. Desde que empezó la pandemia nos hemos propuesto y, gracias a Dios, logrado, no despedir a nadie de la planilla; esto también es desarrollo. Son precisamente nuestros colaboradores los que forman el entramado que hacen la carpintería y son los que están cerca de nuestros beneficiarios.

Es a los colaboradores a los que les exigimos un tiempo de trabajo, pero vamos más allá, tienen que "entregarse" a los demás, arte que no es fácil, -ya que cada uno ve la vida de manera diferente-. Con visión de futuro, optimista y dispuesto a sacrificar sus propios intereses personales, por el bien de su familia, de sus hijos y el de su comunidad. Es responder con agilidad y creatividad a las necesidades de la población que atendemos.

Esto nos lleva a pensar en la "sostenibilidad" de la Fundación, para que perdure en el tiempo, porque tenemos que seguir acompañando a nuestros beneficiarios a lo largo de su "crecimiento" y este muchas veces toma su tiempo, a veces años.

De allí deviene todo el tema del “monitoreo”, presente en todos nuestros proyectos, para que aprendamos de los buenos resultados para replicarlos y también de los malos, estos últimos para no repetirlos. Así mismo, estamos abiertos al diálogo sobre la “Calidad” de la forma en que hacemos las cosas, con objeto de evaluar de modo continuado la eficiencia y eficacia de un proyecto, lo cual ha demostrado ser un importante instrumento en la gestión de los mismos.

Por último, parte de hacer las cosas bien, es ser totalmente transparentes y eficientes en el uso de los recursos que nos han encomendado, sobre todo cara a nuestros donantes.

Cordialmente,
Jorge Gándara

Felipa Coché Quiejú

“Gracias a FUNDAP y al proyecto de Competitividad me nombraron directora de la Asociación. Haré todo mi esfuerzo para sacarla adelante”

Felipa Coché Quiejú

En los meses más difíciles, las ganas de luchar y el apoyo de FUNDAP, fueron clave para que el trabajo no se detuviera. Esta es la historia de Felipa, de 28 años, quien era responsable de la comercialización en una asociación donde trabajan personas con discapacidad.

Debido a la pandemia por la COVID-19, la forma de trabajo y de vida cambió de manera drástica. Al suspender las actividades de la Asociación por las disposiciones gubernamentales, los asociados se refugiaron en sus casas. Tomando en cuenta que algunos clientes hacían pedidos, Felipa decidió llevar a casa de los asociados la materia prima necesaria para continuar con la producción artesanal.

Por desgracia, en septiembre de 2020 fallece el líder y presidente de la organización. Fueron días difíciles, donde incluso pensaron en abandonar, pero con el apoyo de FUNDAP se reorganizó. Tomando en cuenta la iniciativa de Felipa, ya que había recibido el diplomado en ‘Gestión empresarial’, fue nombrada como directora.

Hoy en día, la Asociación sigue produciendo y comercializando los productos artesanales, generando trabajo e ingresos para las personas con discapacidad que la integran. Felipa está muy agradecida por la oportunidad y pretende esforzarse al máximo para sacar adelante su Asociación. No tenemos ninguna duda de que, entre todos, lo conseguirán.

Pedro Orozco Juárez

“Gracias a la dedicación se tienen más de 50,000 plántulas, que serán utilizadas en el año 2021 para reforestar áreas degradadas o de vocación forestal”

Pedro Orozco Juárez

El trabajo de Don Pedro es digno de admiración, con un cuidado muy singular de las plántulas forestales. Todos los días trabaja en el vivero forestal municipal de Loblatzan Chiquito, la comunidad de San Martín Sacatepéquez en la que vive.

Pese a la pandemia, Don Pedro no faltó a su lugar de trabajo para cuidar, regar las plántulas y mejorar técnicas para una buena producción. Es la persona encargada de producir plantas forestales para los bosques municipales, comunales y privados de su municipio. A base de asistencias técnicas telefónicas y visitas personales, él ha adquirido conocimientos sobre manipulación de semillas forestales y frecuencia de riegos en uso correcto de sustratos en bolsas y semilleros.

Gracias a la dedicación ya se tienen más de 50,000 plántulas, que serán utilizadas en el año 2021 para reforestar áreas degradadas o de vocación forestal.

Ingrid Maribel Domínguez Galindo

“Pude generar ingresos para cumplir con mis compromisos y seguir delante”

Ingrid Maribel Domínguez Galindo

Qué importante es saber diversificar el negocio cuando hace falta. En el caso de Ingrid Maribel, inició su negocio de venta de ropa hace 10 años, cuando se unió al Banco Comunal Divinas Quetzaltecas. Lógicamente, por la pandemia disminuyeron sus ingresos, ya que sus clientes priorizaron la compra de alimentos.

Al igual que sus compañeras de grupo, que tenían dificultades para pagar a FUNDAP, hablaron con la asesora y solucionaron esta situación. Recibieron más tiempo para pagar el capital, pero también mucha motivación, con historias de otras personas que tuvieron éxito en su negocio. La clave fue guiar a Ingrid Maribel hacia la diversificación, vendiendo por la temporada ponchitos y empezar con una venta de productos de limpieza y consumo diario en casa.

De esta manera pudo generar ingresos para cumplir con sus compromisos y seguir adelante. Pero, además, la asesora la orientó para tener un control más adecuado de ingresos y egresos, revisando las fechas de vencimiento para evitar pérdidas. Todo ello, le favoreció para administrar su negocio de mejor manera.

Jaquelyn Aracely Montepeque

“Estamos contentas pero no satisfechas, pues sabemos que aún hay mucho por hacer”

Jaquelyn Aracely Montepeque

Jaquelyn es una voluntaria en salud, comprometida con su comunidad, y que hizo un gran trabajo durante la pandemia. Esta mujer tan valiente vive en el caserío Los Cerros, Pacayá, del municipio de Coatepeque. Su aspiración es prepararse más en el ámbito de la salud, porque está convencida de su utilidad para servir mejor al resto.

Cuando en su comunidad inició la pandemia, por el COVID-19, se presentaron muchas necesidades, principalmente de salud e inseguridad alimentaria. Esto hizo que Jaquelyn motivara a otras compañeras, también voluntarias en salud, para formar un grupo que pudiera atender las necesidades emergentes. Así pues, logró convencer a seis de ellas, integrando un grupo que organizó las siguientes actividades:

  • Colecta de víveres con vecinos de la localidad, logrando apoyar a 24 de las familias vulnerables.
  • Campañas de prevención del COVID-19, recordando el uso de la mascarilla, promoviendo el lavado correcto de manos con demostraciones e impulsando la nutrición con productos locales. Con esta campaña pudieron llegar a 200 familias. Dichas acciones contribuyeron a que, en esa comunidad concreta, no se registraran contagios desde octubre.
  • Campaña de prevención de dengue a 250 familias.
  • Monitoreo de peso y talla, captación y atención de 19 niños con bajo y retardo en el crecimiento.
  • Apoyo a los centros de salud en el proceso de vacunación de 2,500 perros y gatos en la comunidad.

Doña Jaquelyn es, sin lugar a dudas, una líder y una persona comprometida con su comunidad. Cuando le preguntamos qué piensa de todo lo realizado, ella menciona lo siguiente: “estamos contentas, pero no satisfechas, pues sabemos que aún hay mucho por hacer”. Menos mal tenemos a estas voluntarias, porque su labor es encomiable.

Cesar Alberto González

“Con mis nuevos ingresos tengo los recursos necesarios para ofrecer mejores productos a mi comunidad”

César Alberto González Sánchez

César Alberto tenía problemas para su producción de hortalizas, especialmente tomates. Al trabajar a campo abierto, su cosecha se veía afectada por el clima o las plagas, repercutiendo en una baja producción y pérdidas económicas.

Este joven de San Rafael Pie de la Cuesta, en San Marcos, decidió unirse al proyecto ICEP para mejorar sus conocimientos. A través de capacitaciones presenciales (al inicio de 2020), virtuales y la asistencia agrícola personalizada, pudo mejorar su producción. César logró diversificar la misma con otras hortalizas como la cebolla, el chile pimiento y el cilantro, además de modernizar su forma de cultivar el tomate, con las nuevas técnicas productivas y la implementación de un cobertizo.

Gracias a la innovación, y a las oportunidades de mercado que surgieron en el confinamiento por la COVID-19, donde la demanda de hortalizas aumentó por la merma en la producción, César logró conseguir los ingresos necesarios para aumentar su productividad y ofrecer mejores productos en su comunidad. Un gran ejemplo de que trabajo, colaboración, aprendizaje e innovación, deben ir siempre de la mano.

Floriberta Miranda Ramos

“Con ingenio y creatividad, supe adaptar las estrategias aprendidas al contexto de mi comunidad rural”

Floriberta Miranda Ramos

A raíz de la emergencia sanitaria que se vive en el país por la pandemia del Covid-19, la docente Floriberta Miranda Ramos se ha visto en la necesidad de desarrollar el proceso de aprendizaje con sus estudiantes de una manera diferente, teniendo en cuenta que la tecnología no está al alcance de todos.

Gracias a su ingenio y creatividad, ha adaptado las técnicas y estrategias aprendidas en los diplomados impartidos por el proyecto “Fomento de la Calidad Educativa”, al contexto de la comunidad rural donde labora. Utilizando diverso material reciclado, ha realizado paquetes de material para madres multiplicadoras, quienes la apoyan en la estimulación temprana de los niños en edad pre escolar de su sector, barrio o cuadra. Cada paquete contiene títeres, rompecabezas, memorias, loterías, manipulativos y alfombras sensoriales.

Desde la Escuela Oficial de Párvulos donde labora, en el Municipio de San Pablo, departamento de San Marcos, la Seño Floriberta, como la llaman en la comunidad, capacita a estas madres. Ellas, a su vez y con mucha ilusión, estimulan a los niños de su barrio o cuadra en pequeños grupos de tres niños. Sin duda, un ejemplo de creatividad y superación en un año 2020 tan complicado para todos.

Zoila Heidi López Miranda

“Trabajar en salud es la oportunidad de contribuir a la vida”

Zoila Heidi López Miranda

Cuando Zoila se inscribió en la Escuela Técnica de Salud de FUNDAP, sus sueños y valores estaban claros. En 2017 empezó a laborar en un Hospital Nacional y, en sus tiempos disponibles, en uno privado, con el claro objetivo de ejercer su profesión y continuar estudiando para ser enfermera profesional.

Constante y muy trabajadora, en abril de 2020 la trasladaron al departamento de terapia respiratoria, dentro de su hospital. Allí cumplió funciones de terapista respiratoria, rol que, en la coyuntura de la pandemia, es de vital importancia. Además, cada día ve casos distintos: desde recién nacidos hasta pacientes de la tercera edad, a quienes trata con especial afecto.

Zoila cursa actualmente quinto semestre de Enfermería Profesional y ejerce su profesión con esmero, inspirando a otros y otras jóvenes a estudiar. Como ella misma indica, “trabajar en salud es la oportunidad de contribuir a la vida”, y por eso recomienda a los futuros estudiantes que se decanten por una carrera en ese campo. ¡Qué excelente labor, Zoila!

Silvia Yolanda Vit Pec

“Motivada y agradecida por todo el apoyo recibido, esperando salir adelante”

Silvia Yolanda Vit Pec

En 2020 muchos negocios vieron cómo se truncaba el crecimiento que estaban teniendo. Pero aun así, con una buena asesoría, siempre hay esperanza para recuperarse. Este es el caso de Silvia Yolanda, de San Cristóbal Totonicapán, quien lleva más de 12 años confeccionando playeras de bebés, que al principio su esposo vendía en la capital.

Sin embargo, hace 5 años ingresó en el Banco Comunal, motivada por contar con su propio capital y hacer crecer el negocio. Así pues, ella pudo recibir cursos de CEDE’S y MBA, donde aprendió a mejorar la calidad de sus productos y negocios.

Pero la pandemia lo cambió todo. Con la dificultad de no poder salir a vender, Silvia Yolanda no pudo pagar el crédito del grupo. Tras contactar con una asesora de FUNDAP, que la apoyó mucho, se amplió el plazo del mismo. Además, la asesora hacía visitas y llamadas para motivarlas y aconsejarles en nuevas alternativas de productos o negocios. También recibió asesorías telefónicas de una instructora de Impulsa, que la animó a elaborar mascarillas típicas, logrando que su esposo aprendiera y la ayudara a elaborarlas, saliendo a venderlas a la plaza del municipio.

Ahora ofrece sus productos por Facebook y lleva un control más cercano de las cosas que más les gusta a sus clientes. Como ella misma indica, está motivada y agradecida por todo el apoyo recibido, y espera salir adelante, afrontando con muchas fuerzas la situación que están pasando. Viendo su historial, su coraje y sus ganas, estamos seguros de que lo lograrán.

Selvin Malín

“Me siento feliz porque he logrado sobresalir como joven con el apoyo de mi familia y el de FUNDAP”

Selvin Higinio Malín Martínez

“Me siento feliz porque he logrado sobresalir como joven con el apoyo de mi familia y el de FUNDAP” Selvin Higinio Malín Martínez es un joven de 17 años, originario de Aldea Ojo de Agua Esquipulas, Palo Gordo, San Marcos,y beneficiario del proyecto Icep/Medicor desde el Año 2019. Antes de iniciar con el diplomado únicamente se dedicaba a sus estudios.

Sin embargo, durante el año 2019 fue apoyado por medio del Proyecto Icep con un emprendimiento de producción de 15 aves (chompipollos). A raíz de las ventas, del apoyo familiar y de las oportunidades que le brindó FUNDAP, logró aumentar su producción con 110 aves de postura. Gracias a ellas ha logrado, hasta el momento, tener una producción de 140 cartones de huevos.

Durante su participación en el diplomado aprendió muchos conocimientos agrícolas como la siembra de hortalizas; temas pecuarios como la producción y manejo de animales; así como conceptos empresariales. Con todo ello ha podido mejorar su producción, logrando ventas valoradas considerables, y que tanto aportan a la economía familiar.

El propio Selvin no se marca un techo y por eso manifiesta lo siguiente: “Mis metas para el futuro son culminar mis estudios, aumentar mi producción, ser el principal distribuidor de este producto en mi comunidad y municipio, apoyar a mi familia y ser un ejemplo para otros jóvenes”. Pese a su edad, tiene una visión y una manera de trabajar, que le hará conseguir lo que se propone.

Silvia Isabel Quino Calel

“Trabajamos en casa, usamos nuestra mascarilla, nos cuidamos y seguimos adelante”

Silvia Isabel Quino Calel

¿Por qué no mejorar los conocimientos en mitad de una crisis? Silvia Isabel, casada y con 5 hijos, vive en el Cantón Chucalibal I, Chichicastenango, Quiché. Buscando oportunidades de desarrollo, en el año 2005 se unió a la Asociación de Mujeres Vida y Esperanza (ADEMVE).

Como artesana pudo aprender cosas nuevas, pero fue en mitad de la pandemia por el COVID-19 cuando recibió la formación necesaria sobre el tejido en telar de pedal. Así pues, ahora es capaz de tejer telas de 36 pulgadas de ancho y hasta 100 metros de largo. Obviamente, esta técnica de producción permitió a Silvia obtener mejores ingresos, y así poder ayudar en casa para que sus hijos puedan estudiar.

Como la propia Silvia dice: “Agradezco a ADEMVE, a FUNDAP y al ‘Proyecto de Competitividad’, porque nos capacitan y orientan a realizar nuestro trabajo de mejor manera. En nuestras comunidades no hay muchas oportunidades de trabajo, pero ellos nos ayudan a salir adelante. Gracias a Dios el Coronavirus no nos ha afectado, porque trabajamos en casa, usamos nuestra mascarilla, nos cuidamos y seguimos adelante”. Y que sigan así durante mucho tiempo, demostrando que una formación bien recibida, puede dar sus frutos bien pronto.

Angélica Victoria Cuá Rosales

“La tecnología es un medio para las mentes creativas”

Angélica Victoria Cuá Rosales

Angélica Victoria Cuá Rosales, de Totonicapán, es una joven creativa y con disposición plena a dar respuesta a algunas de las necesidades que presenta la población. Angélica es estudiante de Bachillerato, egresó del Centro Técnico como chef profesional y se incorporó a laborar en un centro asistencial de su comunidad.

Durante su Bachillerato en el CIEM de FUNDAP, se destacó demostrando empeño, dedicación y esmero en su formación, en la competencia de proyectos tecnológicos. Angélica diseñó una careta con plaqueta Arduino que tiene la función de detectar la temperatura corporal e indicar la variación cuando supera los 37º centígrados. En esos casos, se activa y alerta.

La ingeniosa idea surge por la necesidad de protegernos contra la pandemia que enfrenta el mundo y para dar a los cocineros una respuesta inmediata. Su lema es “la tecnología es un medio para las mentes creativas”. Pues, sin duda, ella lo ha aplicado a la perfección.