NUEVE PRÉSTAMOS TRABAJADOS

Diego Uz Lux
DIEGO UZ LUX, EMPRESARIO

NUEVE PRÉSTAMOS TRABAJADOS

Todo sacrificio es bien recompensado

“Hace 12 años con la necesidad de buscar medios de subsistencia para darle a nuestra familia una mejor condición de vida, con mi esposa, decidimos emigrar para la cabecera departamental de Quetzaltenango, nos movilizamos con apenas algunas pertenencias; decidimos alquilar una pequeña vivienda donde emprendimos el negocio de una tienda. Un primo que también tenía tienda, nos indicó que él contaba con un crédito en FUNDAP.

actualmente son nueve
préstamos ya trabajados

La experiencia de mi primo me animó a acudir en el año 2005 a las oficinas de FUNDAP para solicitar un crédito, la atención que recibí fue inmediata y confié en que sería mi mejor opción para obtener el apoyo que necesitaba. Al principio solicité un crédito pequeño y con el tiempo me vi en la necesidad de incrementar ese capital; actualmente son nueve préstamos ya trabajados y han sido de mucho beneficio para mí. Llegamos a tener 2 tiendas más con mi esposa e hijos. Hubo un tiempo bastante bueno, pero hoy en día hemos notado un poco de estancamiento del comercio, tanto por la competencia de grandes empresas o supermercados como por factores de inseguridad que se dan en la ciudad, pero seguimos trabajando con la misma confianza y fe.

Mi sueño es continuar ahora en la universidad, estudiar Administración de Hoteles y Restaurantes, dar a conocer la importancia de la gastronomía guatemalteca, desarrollar postres chapines de alta calidad y finalizar el curso de repostera profesional. Tengo la fe y seguridad que alcanzaré estas metas.

A FUNDAP le agradezco no sólo el apoyo económico otorgado, sino también el servicio brindado en las clínicas médicas en donde la atención recibida ha sido muy buena y favorable a nuestras necesidades.

FUNDAP, me brindó la ayuda cuando más lo necesité. Gracias FUNDAP por ser una mano amiga, sólo con sacrificio y esfuerzo se logran muchas metas”.

Descripción

Programa: Microcrédito

Casado, de cincuenta y ocho años de edad, tiene seis hijos (municipio de Momostenango, Totonicapán), Don Diego relata cómo él y su familia se han esforzado para salir adelante tras emigrar a la cabecera departamental de Quetzaltenango. En FUNDAP inició con un pequeño crédito el cual se ha ido incrementando.